El tiempo - Tutiempo.net

Por Fernando Viano

Por Fernando Viano

Desviar el eje de la campaña

De la crisis económica sin solución aparente, a la expresión contundente a favor de las dos vidas. Así es como Juntos por el Cambio busca llevar la contienda electoral hacia un nuevo escenario.

First slide

En la provincia de Mendoza, donde Juntos por el Cambio obtuvo una resonante victoria en las elecciones provinciales de la mano del gobernador Cornejo, el presidente Mauricio Macri se expresó de manera tajante -como no lo había hecho hasta ahora- a "favor de las dos vidas". Es decir, en contra del aborto. 

Lo hizo, el mandatario nacional, en el marco de su campaña "Sí se puede", con la que busca revertir el mal resultado de las PASO de agosto, que arrojaron cifras muy favorables para el Frente de Todos que lideran los Fernández, Alberto y Cristina, respectivamente. 

Este pronunciamiento de Macri tal vez sea, hasta el momento, el más "jugado" desde que reinició la carrera hacia el 27 de octubre con el objetivo de forzar, aunque más no sea, un balotaje. Y lo hace, claro está, con la clara intención de desviar la atención del principal eje de campaña sobre el que vienen girando todos los candidatos, sin excepción, incluso en las contiendas estrictamente provinciales: el paupérrimo escenario económico que pesa como un lastre sobre el oficialismo nacional y que fue factor determinante para los guarismos que arrojaron las Primarias.

En este sentido, queda claro que el macrismo busca desviar la mirada, en este caso, hacia una de las problemáticas que marcaron una radicalización extrema y sobre la cual, hasta el momento, nadie se había expresado tan contundentemente, aunque bien sabida es la postura que tomó en su momento la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner que, de negarse a su tratamiento durante su mandato, pasó a apoyar decididamente el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo que finalmente quedó trunco y ya no volvió a ser tratado en el Congreso. 

Seguramente, desde el macrismo se decidió introducir este tema en la campaña electoral con la intención de sumar los votos que están en contra de la despenalización del aborto. Pero no sólo eso. 

En materia estadística, el dato más llamativo es que "dos tercios de la población no se sienten identificados con ningún pañuelo (67.8%)". Y sólo 16.7% se declara "pañuelo verde" y 10.1% pañuelo celeste, en tanto que el 5.4% no sabe o no contesta. 

Es probable que el Gobierno nacional, teniendo en cuenta que el 16 por ciento que se declara verde no votará por la fórmula de Juntos por el Cambio, esté decidido a asegurarse el 10 por ciento que se manifestó celeste, buscando dar un mensaje claro y sin ambigüedades a los 642.662 electores que votaron por Juan José Gómez Centurión, quien actualmente centra su campaña en afirmar que votar por los Fernández es votar por el aborto. 

Es que buena parte de ese 2.63% en las PASO, que fueron hegemónicamente "celestes", ya estarían dispuestos a votar a Macri, y sólo necesitaban un mensaje más claro de su parte. Y ese mensaje llegó ayer marcando, probablemente, un giro en la contienda electoral que le da al macrismo un poco de oxígeno y algo más de "credibilidad", teniendo en cuenta que las promesas de Macri en cuanto a mejorar la situación económica, especialmente para los sectores más afectados, como la clase media, no terminan de prender en el electorado. 

Lo que quedará por ver ahora es si de parte del kirchnerismo (o el albertismo, en todo caso, que viene haciendo un gran esfuerzo por "descristinizarse") deciden recoger el guante. Por el momento, el candidato a presidente del Frente de Todos optó por una postura conciliadora en casi todos los aspectos socialmente complejos, tratando de mantener el equilibrio como sinónimo de evitar sobresaltos que puedan ocasionar alguna dispersión en parte del electorado que masivamente se volcó por esa opción. De allí que en los últimos días se lo pudo ver a Alberto Fernández intentando mediar  (tal vez innecesariamente) en el conflicto aeronáutico que amenazaba con dejar a "pata" a miles y miles de pasajeros este fin de semana, pero que finalmente terminó en un acuerdo que trajo alivio. 

Esto, no obstante, más allá de las -se supone- buenas intenciones del candidato que no fueron tenidas en cuenta por los gremios que, sin embargo, sí aceptaron asistir a la audiencia de conciliación que finalmente destrabó el conflicto que amenazaba con convertirse en un verdadero dolor de cabeza. 

Lo cierto, más allá de la cuestión puntual, es que los trabajadores aeronáuticos dieron un claro mensaje a futuro: no importa quién resulte finalmente ganador en las elecciones, sino de poner en evidencia, en definitiva, la verdadera radiografía de todo lo difícil que se viene después de las elecciones, involucrando prácticamente a todos los sectores seriamente afectados por la crisis y dispuestos a "ganar la calle", con serio pronóstico de tormentas en el cielo de la gobernabilidad.

Es que no son pocos los factores que influyen en el intrincado juego de la política argentina. Y el macrismo, probablemente, lo sepa a estas alturas mejor que nadie, luego de recibir en la última semana otro duro revés por parte de la Corte Suprema de Justicia que dio por tierra con las medidas que había tomado el Gobierno nacional luego de las PASO del 11 de agosto y una nueva corrida cambiaria. 

En particular, La Corte estableció que la reducción de los impuestos al valor agregado (IVA) "no puede afectar los fondos de coparticipación" que corresponden a las provincias, al conceder una medida cautelar en el marco de un reclamo planteado por 15 estados provinciales, entre los que se encontraba La Rioja. 

En este punto, las provincias coincidieron en argumentar que las normas del Ejecutivo le provocaban perjuicios multimillonarios, con la detracción de sumas que ya habían sido incorporadas en el presupuesto para este año, afectando recursos destinados a la población. 

La medida cautelar -a la que muchos catalogaron como "política"-, fue firmada por tres votos contra uno (el presidente Carlos Rosenkrantz firmó en disidencia, y la vice, Elena Highton, no lo hizo) y dispone que los costos fiscales que surjan de la aplicación de los decretos 561/19 y 567/19 del Poder Ejecutivo Nacional y de las resoluciones generales de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) 4546/19 y 4547/19, sean asumidos con recursos propios del Estado Nacional, con todo lo que esto implica para el oficialismo, económica y financieramente asfixiado, y ya sin el respaldo del Fondo Monetario Internacional que frenó los envíos hasta nuevo aviso, es decir, hasta que se disipen todas las dudas electorales.


El interior que desvela

En este marco al que el oficialismo provincial consideró como muy positivo, especialmente luego del fallo del máximo tribunal nacional, Quintela y Florencia López, de la mano de Sergio Casas, aceleraron las acciones de campaña, muy especialmente en el interior provincial, con visitas a las ciudades de Chilecito y Chamical, donde entraron en contacto con las principales necesidades de los vecinos. 

A todas luces, el interior riojano sigue siendo el mayor desvelo de los candidatos oficialistas, teniendo en cuenta que en Capital los números vendrían dando muy bien (siempre teniendo en cuenta que las encuestas pueden fallar), consolidando los datos que arrojaron las últimas PASO, en las que Juntos por el Cambio sufrió el arrastre negativo del macrismo a nivel nacional.

No por nada los ejes de campaña siguen siendo prácticamente los mismos: la dura situación económica por la que atraviesa el País y su impacto a nivel local, especialmente en materia de generación de empleo, con su lógica consecuencia en los índices de pobreza, y la necesidad de una pronta resurrección de la actividad industrial, de la mano de la reactivación de las obras, especialmente viviendas. 

Precisamente, fueron varias las entregas de nuevas unidades habitacionales que realizó en los últimos días el gobernador Sergio Casas, siempre acompañado por la fórmula Quintela - López, en una clara muestra de unidad -y gestión a partir de fondos propios- que se traslada también al ámbito de la pelea por la Capital, donde Tere Madera viene desarrollando una intensa agenda no sólo con los vecinos, sino también con sectores que han sido castigados por los indicadores económicos, como las Pymes.  

En la vereda de en frente, en cambio, lo que se busca es llevar la elección al ámbito estrictamente provincial, tanto a nivel gobernación como intendencia. Si bien la estrategia de Julio Martínez es similar a la del oficialismo en cuanto a buscar acercarse al interior, el actual Senador nacional trabaja en pos de capitalizar el voto disperso del justicialismo que en La Rioja no logró alcanzar pleno consenso y que llegará dividido al 27 de octubre. Pero, sobre todo, el chileciteño intenta despegarse del macrismo, del que formó parte incluso como funcionario.

De allí que el otro candidato a gobernador, Luis Beder Herrera, haya elegido a Martínez como el rival con el que polarizar la elección, marcando todas y cada una de las acciones de gobierno de Cambiemos que impactaron directamente en La Rioja. 

Mismo escenario se repite en Capital, donde la fórmula Inés Brizuela y Doria - Guillermo Galván hace hincapié en la necesidad de plantear la elección como una contienda estrictamente riojana, endilgando las problemáticas sociales a la gestión justicialista que, según afirman, dispuso de las mejores situaciones para poder llevar a la Provincia a un escenario mucho más floreciente que el actual y marcando, entre otras cosas, que las obras que se realizaron en el Municipio pudieron concretarse gracias a los fondos que llegaron desde Nación.

Un tiro por elevación, claro está, para el actual mandatario capitalino, Alberto Paredes Urquiza -que va por su reelección-, de quien aseguran que deberá dar las explicaciones correspondientes por su decisión de volver a lo que hasta no hace mucho tiempo atrás repudiaba: el bederismo.

Ajeno a todo esto, y sin entrar en las polémicas o las "chicanas" propias de tiempos electorales, Paredes Urquiza busca intensificar su campaña mostrando un perfil de gestión y obras que en los últimos días se aceleraron considerablemente, como el asfaltado en algunos barrios del Sur de la Ciudad.

Materia pendiente, si las hay, y que no deja de ser absolutamente llamativa su existencia, a pesar de la sucesión de intendentes. Cada nueva contienda en las urnas, a nadie puede escapar a esta altura de las circunstancias, abre la puerta a las mismas propuestas por parte de los candidatos: bacheo, asfaltado, iluminación y recolección de residuos. 


Si te gustó esta nota podés compartirla

Comentarios