El tiempo - Tutiempo.net
Domingo 17 de Noviembre de 2019

Por Mariano Armagnague

Panorama político de la semana

Triunfos, esperados y de los otros

La victoria de Quintela por la gobernación superó la remontada de Macri y la división con la lista de Beder. La intendencia capitalina será comandada, por primera vez, por una mujer y radical. Fueron sorpresa las derrotas de varios oficialismos, como el de Silvia Gaitán en Chilecito.

First slide

Las urnas muestran, cada dos años, los cambios en las preferencias de una ciudadanía aferrada a ciertas lealtades, pero que traspasa también desencantos y reencuentros. La diferencia con las PASO fue muy marcada por los factores que vamos a analizar y el mapa político que se viene cambia en forma considerable.

El domingo pasado, el peronismo volvió a ratificar su vigencia en la provincia con la candidatura de Ricardo Quintela, que ganó con autoridad a pesar de la remontada de Mauricio Macri en todo el país y, especialmente, en esta Capital.

El ex intendente debió superar también la división de votos con la otra lista de signo justicialista que encarnó Luis Beder Herrera; sin embargo llegó a concentrar el 40 por ciento del electorado frente a su retador principal, el cambiemista Julio Martínez, a quien le sacó una ventaja final de alrededor de 10 puntos.

Una vez más, las encuestadoras no pudieron tamizar con precisión el humor político del electorado. Cuando se pensaba que el principal motor de la elección para el Frente de Todos sería Alberto Fernández, finalmente la diferencia con Macri en toda la provincia fue de poco más del 3 por ciento, lo que le da mayor relevancia a la victoria peronista local, en la que tuvo un papel protagónico Ariel Puy Soria, uno de sus principales armadores.

Entre las certezas que dejan estos últimos comicios, hay que remarcar que las mayorías están cada vez más lejos de ser permanentes, lo que exige de los partidos una lectura fina y acertada para no alejarse del votante.

En medios nacionales que desconocen el armado electoral riojano, llamó la atención el abultado voto en blanco. La explicación es la lista corta encabezada por Beder y acompañada por Paredes Urquiza, que no apoyó a diputados nacionales y, como es lógico, la gente se volcó al estamento presidencial.

La recuperación del macrismo fue notable, ya que obtuvo un 40 por ciento de adhesión en medio de una de las peores crisis económicas desde 2001. Si bien no logró meterse en el ballotage, que era el objetivo de máxima, el presidente de ese modo hizo pie para sostener su liderazgo en lo que será la nueva oposición.

Para lo que se viene, Quintela tendrá un panorama más favorable en relación con la Nación, al menos respecto de la que tuvo Sergio Casas, ya que además de la afinidad partidaria se espera que la presidencia de Alberto Fernández sintonizará especialmente con los gobernadores peronistas, que fueron una de las grandes bases de sustentación del ex jefe de Gabinete.


Primera preocupación

Ya con el traje de gobernador calzado, Quintela continuó con una intensa agenda que lo llevó a compartir el acto de asunción de Juan Manzur en Tucumán, donde de la mano de Sergio Casas se mezcló con otros mandatarios provinciales y saludó al próximo presidente.

A días de haber ganado la elección, llegó otra dura noticia que prueba que la recuperación de la economía será dura y trabajosa. El martes, sin previo aviso, la multinacional Unilever decidió cerrar totalmente su planta de Arisco en el Parque Industrial, cada vez más raquítico. La medida dejó en la calle a 120 operarios y se suma a varios achicamientos y cierres con numerosos despidos en lo que va del año.

Ese mismo día, Quintela puso la cuestión en agenda. Aseguró que intentará que Unilever no abandone la provincia y, además, que busca evitar el remate de la planta de la textil Confecciones Riojanas, para que continúe su actividad como una cooperativa.

Si bien el panorama es sombrío para la industria, no todas las noticias son malas. El jueves pasado, desde Buenos Aires llegó con alivio el anuncio de Teddy Karagozian, propietario de la firma TN Platex, de que el año próximo reabrirá la fábrica Hilados Uno. Karagozian le reveló sus planes a Alberto Fernández, cuando fue a visitar una planta en el conurbano bonaerense. Se espera que el próximo gobierno volverá a las restricciones a la importación de prendas y calzado, dos sectores que fueron muy castigados por las políticas de apertura del macrismo, lo que permitirá una recuperación.


Mujer y radical

La gran sorpresa de esta elección fue el triunfo, ajustado, pero triunfo al fin, de la fórmula de Juntos Por La Rioja en esta Capital. De esta manera, Inés Brizuela y Doria se transformará en la primera mujer en ocupar el sillón de la intendencia y, también, en la primera no peronista en lograr ese sitial.

La oposición del entonces Cambiemos, cuando obtuvo los dos senadores, había dado una clara señal de que podía aspirar a los cargos ejecutivos que finalmente llegaron.

El logro de Juntos fue producto, primero, de la buena decisión electoral de incluir a Guillermo Galván como candidato a vice; el dirigente de origen radical ya se había sumado al espacio opositor dentro del paredismo y su pase fortaleció al sector. Luego, no se puede dejar de lado la recuperación de Macri y, finalmente, es claro que el peronismo, dividido en tres, le dio una ventaja sensible.

La Capital nunca fue un bastión peronista, por el contrario. Por eso, a Teresita Madera y Gabriela Amoroso les tocó la parte más dura, ya que debieron disputar los votos del arco peronista con Paredes Urquiza. Como se venía anunciando desde esta columna, la principal contienda iba a tener a esta ciudad como epicentro y así fue.

Como adelantó Guillermo Galván en una entrevista exclusiva con NUEVA RIOJA, la próxima administración municipal se plantea el diálogo como método a la busca de encuentros. El viceintendente electo confirmó que, sin perder tiempo, pidieron una audiencia con Ricardo Quintela. "Queremos hacer un gran acuerdo de gobernabilidad, poner los temas urgentes de la Capital en la mesa ", adelantó a este matutino.

Los radicales saben que deberán gobernar con la provincia y la nación alineados políticamente, por lo cual abren el paraguas. De entrada, el frente interno será benigno, en tanto consiguieron mayoría propia en el Concejo Deliberante, donde obtuvieron ocho bancas.

Lo que es difícil de explicar es el papel del actual intendente capitalino, que quedó tercero en la elección. Se mantiene como un misterio indescifrable e, incluso, pasa al terreno de la psicología, lo que pensaba Paredes cuando prefirió ir como candidato a su reelección dentro del peronismo disidente ?contra el que incluso había organizado marchas- si era evidente que el mismo objetivo lo podía lograr manteniéndose en el espacio que compartía desde 2017. El ejemplo más claro de esto es Raúl Jalil, en Catamarca, que heredó en forma natural la candidatura de Lucía Corpacci.


Más sorpresas

Como es habitual, el interior volvió a volcarse mayoritariamente por el PJ, a excepción de Famatina, el otro bastión opositor junto con la Capital. Sin embargo, en varios departamentos los oficialismos no lograron sostenerse en el poder.

Sobre todo, es para anotar el sorpresivo triunfo (por apenas 50 votos) de Rodrigo Brizuela y Doria en Chilecito. Allí el peronismo también fue dividido, enfrentado con la vertiente de Silvia Gaitán. El sector impulsado por Fernando Rejal, ante la débil candidatura de Marcela Crabbe, consiguió junto al gaitanismo aportarle un buen caudal de votos a Quintela.

También en Chamical perdió el intendente Daniel Elías. Dorita Rodríguez se impuso a Quini Elías y el jefe comunal se deberá conformar con una banca en la Legislatura.

Otro "tapado" fue Luis Orquera, que en General Lamadrid logró imponerse a la dupla gobernante López Roudier-Navarrete, con más del 50 por ciento de los votos. El ex hombre fuerte de la Legislatura vuelve al primer plano de la política como intendente, acompañado por una lista de jóvenes concejales electos.


Si te gustó esta nota podés compartirla

Comentarios