El tiempo - Tutiempo.net
Viernes 25 de Junio de 2021

Buenos Aires: Le pegaron un tiro en la nuca por ponerle "me gusta" a una foto de una amiga

Damián Di Bella tiene la médula destrozada. El novio de su amiga intentó matarlo porque estaba celoso de él.

08-5-2021 20:06
First slide

Lorena Gervasi (43) vive pendiente del teléfono. Espera las llamadas desde el Hospital Evita de Merlo, donde está internado su hijo, Damián Di Bella (23). El último parte la preocupó: los médicos le dijeron que evaluaban una nueva cirugía para drenar la herida del balazo que le destrozó la médula. Apenas puede mover dos dedos de su pie derecho.


"Todavía no toma dimensión de lo que le pasó. Lo único que quiere es irse del hospital para estar con sus hermanas y con su perro. Dice que en casa se va a recuperar más rápido", le explica Lorena a Clarín.



Damián estuvo dos semanas en terapia intensiva, sedado. Atravesó un contagio de coronavirus que le detectaron al internarlo. A pesar de su cuadro grave, superó la enfermedad y volvió a tener contacto con su mamá.


En el primer encuentro le preguntó a Lorena qué había pasado con Nicolás Jaime (22), el tatuador que el 17 de abril le disparó 14 balazos.


Los investigadores creen que fue un ataque por celos, luego que Damián le pusiera  "me gusta" a una foto publicada en Facebook por una amiga, novia del acusado.


Lo que todavía no saben es si el tatuador lo engañó para emboscarlo. "El día del ataque Damián recibió un mensaje de su amiga que lo invitaba a juntarse con otros chicos. Cuando estaba llegando a la casa de ella se cruzó con el novio. No tenía trato con él pero lo conocía, por eso frenó el coche al verlo", explica Lorena.


Lo que pasó luego quedó registrado por una cámara de seguridad. Jaime paró su moto al lado de Volkswagen Gol de Damián y comenzó a disparar. La víctima aceleró, dobló en la esquina y manejó dos cuadras. Pensó que había escapado, pero el tatuador reapareció.


Otra vez los estruendos de las balas y la desesperación. Intentó escapar, pero sintió un piedrazo en la nuca, se desvaneció y chocó contra un poste, en la esquina de Ancón y Lacroze, Merlo.


Aturdido, vio por el espejo retrovisor al tirador, parado detrás del auto, acomodándose la campera. Pensó que lo iba a rematar. "No sabés lo feo que es sentir que te van a matar", le contó desde el hospital a su mamá.



Lorena cree que Jaime pensó que su hijo estaba muerto. Por eso  escapó sin volver a dispararle.


Damián se desmayó. Cuando despertó estaba rodeado de gente. Agonizando, alcanzó a decirle a la primera persona que lo asistió: "Fue Nicolás, el novio de mi amiga".


Ese dato fue clave para identificar a Jaime. El tatuador se entregó en una comisaría cuatro días después. El fiscal Claudio Oviedo lo imputó por "tentativa de homicidio", un delito con penas de entre 10 y 26 años de cárcel.


La mamá de Damián está pendiente del avance de la causa. Quiere asegurarse que el hombre que quiso matar a su hijo no quede libre. "El fiscal me dijo que pedirá la prisión preventiva, que luego tiene que ser convalidada por el juez. No queremos que haya sorpresas", alerta.


De la alegría a la tragedia



Después de un año duro, en el que había perdido su trabajo barman en un local de Palermo, Damián empezaba a recuperarse. Mientras estuvo desempleado vendió su auto y armó un emprendimiento de venta de comida casera junto a sus hermanas.


Ese le permitió mantenerse hasta que a finales de 2020 volvió a conseguir empleo en otro bar.


Una semana antes de que Jaime intentara matarlo, había comprado su auto. "Estaba muy contento. Hace siete años que perdió a su papá y empezó a trabajar desde los 15. Siempre se esforzó mucho. Había arrancado como lavaplatos y después pasó a la barra", cuenta Lorena.



Sabe que Damián deberá poner su energía en la recuperación. Las secuelas provocadas por el disparo que recibió en la nuca aún no están claras. Los médicos lograron extraer la bala y confirmaron que sufrió graves daños en la médula.


"Tiene inmovilizado todo el sector izquierdo del cuerpo y del lado derecho sólo puede mover dos dedos del pie. Además perdió gran parte de la dentadura por el choque", explica Lorena.


Ella lo visita todos los días en el hospital. Le lleva agua, galletitas y le dejó una radio para que escuche música. También lo ayudó a grabar un video para su hermana menor, con un pedido muy especial: que le cuide a Samuel, su perro.



Recuerda todo lo que sucedió esa noche. Está convencido que fue el tatuador el que le escribió por Facebook haciéndose pasar por su amiga y lo engañó para emboscarlo.


Cuando repasa esa noche, piensa en qué hubiera pasado si pasaba a buscar antes a otra joven del mismo grupo. "Quizá si estabas con una chica en el auto no te disparaba", trató de convencerlo su mamá. La respuesta de Damián la dejó helada: "No, vos no viste la mirada que tenía".

Seguinos en Google news
Si te gustó esta nota podés compartirla

Comentarios

Helueni