El tiempo - Tutiempo.net
Miércoles 05 de Octubre de 2022

Música

Gish: el increíble debut de Smashing Pumpkins

Para el año 1990, los Smashing Pumpkins, venían trabajando en lo que sería su álbum debut "Gish" y para ello convocaron al productor Butch Vig, quien junto a la banda lo grabarían en los Smart Studios en Madison, Wisconsin.

13-8-2022 9:01
First slide

Por Sebastián Bertolosso - IG: sebabertolosso


Para el año 1990, los Smashing Pumpkins, venían trabajando en lo que sería su álbum debut "Gish" y para ello convocaron al productor Butch Vig (quien luego sería conocido también por su labor en Nervemind de Nirvana y como baterista de Garbage) quien junto a la banda lo grabarían en los Smart Studios en Madison, Wisconsin. 

Con la finalidad de lograr la consistencia deseada, Billy Corgan solía tocar todos los instrumentos, salvo la batería, lo que de por sí generaba tensión en la banda. Así y todo, las sesiones de grabación del álbum duraron 30 días aproximadamente. Un período bastante corto para lo que luego sería el estándar del grupo en sus posteriores discos.  

En cuanto a la música, se logró una fresca combinación de guitarras de heavy metal, con  psicodelia y dream pop, que en cierto punto hacía recordar a los Jane's Addiction. Al respecto, Corgan supo declarar que: "El álbum trata sobre el dolor y la ascensión espiritual. La gente pregunta si es un álbum político. No es un álbum político, es un álbum personal. De una manera extraña, Gish es casi como un álbum instrumental; resulta que tiene canciones, pero la música domina a la banda en muchos lugares. Estaba tratando de decir muchas cosas que realmente no podía decir de formas intangibles e indescriptibles, así que era capaz de hacer eso con la música, pero no creo que fuera capaz de hacerlo con palabras."

De este modo, Gish resultó ser un álbum majestuoso e implacable, en el que la banda se mostró de la manera mas real y fiel a su esencia, es decir un demoledor y a la vez puro sonido rockero, bastante más alejado de lo que fueron sus discos posteriores donde la sobreproducción en exceso abarcaría casi todo a favor de los tecnicismos y en detrimento de la improvisación y la frescura de sus inicios. 

Entre muchos de los altos momentos de la placa, se puede destacar el papel de la bajista D'Arcy en quien se apoya todo el disco, en la base generada por su bajo que creaba una atmósfera y una profundidad que Corgan, por mas que tocara todos los instrumentos, nunca podría lograr por si mismo.

El sonido que se alcanzó en el disco es contundente, intenso y complejo pero ligero, es alegre y triste por igual. El inicio es demoledor con "I Am One", "Siva", "Rhinoceros" y "Bury Me", que dejan de manifesto lo que es el ADN de la banda y que luego en diferentes mutaciones con más o menos sobreproducción estarían presentes en toda la carrera del grupo. 

Se podría decir que "Gish" funciona como una cápsula del tiempo; se percibe que estamos ante realmente algo grande, ni más ni menos que el despertar de una futura leyenda. Los Pumpkins no lo podían predecir en ese momento, pero si se lo escucha detenidamente, todas las señales están ahí. Billy Corgan con presencia en la voz y sus brillantes solos de guitarra, James Iha y D'arcy Wretzky creando las atmósferas que marcan toda la placa y Jimmy Chamberlain aportando todo su talento tras los parches, que sin dudas lo colocan como uno de los mejores bateristas de su generación, con un estilo muy personal que fusiona toda su potencia descomunal con un toque jazzero excelso. 

A pesar de tratarse de un álbum debut, el disco tiene una producción excepcional, debido al gran trabajo realizado por Butch Vig y Billy Corgan que es un obsesivo perfeccionista que estuvo en todos los detalles, algo que luego se daría durante toda su carrera aunque en algunos momentos ya de manera desmedida.

Literalmente es una placa brillante que se vio opacada luego por el peso y éxito comercial de Siamese Dream de 1993 y Mellon Collie & The Infinite Sadness de 1995 que vale decir son dos verdaderas obras maestras, pero no nos engañemos, "Gish" es un disco superlativo.

En cuanto a su impacto comercial, "Gish" estuvo solamente una semana en el Billboard 200, alcanzando el número 195. Aunque luego alcanzó el número uno en la lista de College Music Journal, que rastrea la reproducción en las radios universitarias y ahí creo que está el gran mérito del disco, que logró calar hondo y sentar las bases y la conexión con la generación X. Luego de un tibio inicio, el álbum logró vender 100.000 copias en menos de un año, superando ampliamente las expectativas del sello independiente Caroline Records, que no era ni más ni menos que una subsidiaria del gigante Virgin Records.

Para 1994, el disco fue certificado como Oro el 14 de marzo de 1994 y fue el lanzamiento más vendido de ese año hasta la aparición de otro gran álbum como "Smash" de Offspring.  Igualmente, a posteriori, "Gish" se convertiría en la placa lanzada independientemente más vendida de todos los tiempos, lo cual generó que para 1999, fuera lanzada nuevamente, esta vez bajo el sello Virgin Records y toda su gran estructura, lo que le permitió alcanzar la categoría de disco de platino el 5 de febrero de ese año. 

Afortunadamente, con los años el disco obtuvo el gran reconocimiento que se merecía y actualmente es uno de los discos imprescindibles del rock.

Hasta la próxima


Artista: SMASHING PUMPKINS

Álbum: GISH

Fecha de Lanzamiento: 28 DE MAYO DE 1991

Duración: 45:45 MIN.

Producción:  BUTCH VIG & BILLY CORGAN

Sello discográfico: CAROLINE RECORDS - VIRGIN 

Seguinos en Google news
Si te gustó esta nota podés compartirla

Comentarios