El tiempo - Tutiempo.net
Sábado 30 de Mayo de 2020

Por Julio Aiub Morales

Un corte en la semana

¿Vuelve el PRI? (pero no a México)

No se trata que AMLO dejará la presidencia y que volverá a gobernar el PRI en el país azteca, sino que el gobierno de Ricardo Quintela está analizando seriamente -diríamos muy avanzadamente- la implementación de un viejo plan suyo: el Programa Riojano de Inclusión.

First slide

 Quintela y su núcleo político quieren aprovechar el viento de cola que tienen tanto el gobierno provincial como el nacional para impulsar este remozado PRI, que consistiría básicamente en la regularización de los programas de empleo que están afectados directamente  al sostenimiento de las tareas diarias y rutinarias, pero imprescindibles a la hora de la marcha del Estado. La idea sería hacer ese reordenamiento y luego ir haciéndolos pasar a la planta del Estado, transitoria tal vez en un principio y luego permanente. Pero aún queda por resolver el caso de aquellos planes y/o contratados, becados, etc. etc. que se estiman primariamente en unos 20.000, lo cual tampoco será sencillo. Porque  además habrá que ver cómo juegan en todo esto los entes descentralizados sino fundamentalmente los intendentes para que no se "desboquen" los nombramientos y sobre todo evitar los favoritismos familiares y políticos, tarea ímproba si la hay. Pero todos sabemos  que la gran tarea será conseguir la plata. 

Obviamente  querido lector pensó lo lógico: del gobierno nacional. El argumento es fuerte porque hace al principio rector del peronismo: en un gobierno que se precie de tal no puede haber trabajadores en negro. Pero aún así en la casa de gobierno saben que conseguir los  fondos será como remar en dulce de leche. Claro que hay otro argumento: la implementación del PRI sería menos que la devolución del punto de coparticipación perdido a principios de la década del 90. Si  el gobierno nacional lograr controlar la inflación y reencauzar la economía, este enfermo de cáncer, con dos aspirinas por lo menos se levantará de la cama. Los datos que recogen los funcionarios riojanos cuando van a los despachos importantes de Buenos Aires  son favorables. En La Rioja, Quintela ya recibió dos datos concretos: la fábrica Hilados, del empresario Teddy Karagozian no sólo reabrirá un sector de sus plantas en el parque industrial de La Rioja sino que evolucionará hacia un nivel de productos que hasta ahora no tiene.

Y  también el empresario que compró la granja avícola de Chilecito (la Sapem que vendió Guerrita al contado, ¿se acuerda?) ya le informó que duplicará la producción, basado en que si bien La Rioja tiene un clima muy caliente, esto hace que sea beneficioso para  la sanidad de los animales. En otras provincias donde hace años que hay producción avícola, la creciente humedad hace que los gérmenes permanezcan en el aire mucho más tiempo.

Si  todo se da como más o menos se prevé, el Presupuesto provincial seguirá siendo del orden de mil millones de dólares (hace muchos años que ronda esa cifra) pero actualizado al dólar real, implicarían unos 80 mil millones de pesos, veinte mil millones más de  lo aprobado por los diputados provinciales el año pasado. De sólo escribir y leer la cifra, me corre la gota fría por la espalda. Pero así es la historia reciente de Argentina, el país del sube y baja podría decirse.

Por  supuesto que no todo es cantar y coser. Nada en política es así. Pero Quintela tuvo la inteligencia de integrar prácticamente a todos los sectores del peronismo riojano a su gobierno. Son contados con los dedos de la mano los que quedaron a un lado. Tanto  que el quintelismo puro y de vieja militancia prácticamente ha quedado minoritario -pero con peso específico en las decisiones-.

La  modificación de la estructura gubernamental, con el surgimiento de más ministerios, secretarías y subsecretarías hace que cada repartición se convierta en un bastión y para conducir hay que hacer mucho equilibrio, aunque Quintela tiene años de bagaje en ese  sentido. Nadie en la primera y hasta en las segundas líneas del gobierno lo habla directamente, pero como está armado hoy el gobierno y de acuerdo a cierta lógica en la previsibilidad, está en inmejorables condiciones de ganar las elecciones de medio término del 2021, cuando la principal batalla se dé en la  Capital provincial, al elegirse los diputados de la Ciudad de Todos los Santos...Dicho sea de paso, en la Casa Rosada alientan la misma posibilidad...Aunque de eso no se habla, por lo menos, públicamente. En  el gobierno quintelista adelantan que ningún funcionario se haga los rulos porque no habrá sponsoreo, por lo menos oficialmente. Aunque hay que ver todavía como quedará la anunciada reforma electoral.

Claro que se supone que Inés y el radicalismo darán batalla. Pero la intendenta sabe que su juego, primero es gobernar la ciudad con resultados concretos y eso no es fácil de hacer, dado el cuadro de situación concreta de la ciudad y sin tener palenque político-financiero donde recurrir. Por eso, agradece públicamente a Quintela cada vez que recibe algo. Todavía es temprano para repartir las cartas del truco.


Si te gustó esta nota podés compartirla

Comentarios

Helueni