El tiempo - Tutiempo.net
Jueves 04 de Junio de 2020

Por Julio Aiub Morales

Un corte en la semana

Virus

Desde tiempos inmemoriales, la humanidad ha sufridos diversas pestes. Tanto producidas por virus desconocidos por mezclarse los humanos con animales o por las migraciones, el comercio, por los cambios alimenticios y también por política: se sabe que el contacto con los españoles provocó más muertes en los pueblos prehispánicos que la propia colonización.

También la aplicación del marxismo cerrado de parte de Mao en China llevó a la muerte a millones por hambre. Lo mismo con el zarismo en Rusia. Las pestes ponen a prueba las sociedades pues debe haber cohesión interna en las mismas para sobrellevarlas con éxito. El Estado o los gobiernos, en sus distintas formas, a través de los tiempos, se sintieron impotentes y por eso muchas veces,  ante la enfermedad, las autoridades van limitando los movimientos de sus habitantes para protegerlos, tal como dictaduras y gobiernos que prohíben las libertades individuales por el espejismo de un bien superior. En ese sentido es paradigmático el libro del argelino francófono, Albert Camus: La Peste, que muchos leímos con fruición entendiendo que era la resistencia francesa contra la ocupación nazi y luego la base de la revolución argelina con Franz Fanon y sus Condenados de la Tierra. Pero aquí la lucha contra el dengue y el Covid 19 tiene aristas más "terrenales" aunque no exentas de aquel marco histórico y sociológico. Es muy difícil lograr la adhesión a una acción activa de parte de una población que está acostumbrada durante décadas a recibir todo en bandeja por parte del Estado/gobierno.

Y en esta época en que todo parece existir por la hipercomunicación, hace elevar la sospecha en esa población, de que es más un gran estudio de cine o televisión que la realidad concreta. Tampoco nos destacamos por la envergadura y seriedad de las acciones: el ministro Ginés González al anunciar el protocolo para vuelos procedentes de Italia dijo: "vamos a realizarles un control y les vamos a hacer firmar una declaración jurada de que no tienen síntomas. 

Es lógico entonces que el primer paciente con la peste, se haya prácticamente autodiagnosticado. Afortunadamente vive solo. Lo cual es una relativa ventaja porque no se conoce a ciencia cierta cómo se mueve y evoluciona el virus.

Todavía no se sabe cuánto es el costo de estas campañas que no estaban previstas presupuestariamente, más allá del rubro "imprevistos". Justo en un momento de muy débil recaudación. De allí que, a mi humilde entender, se vuelva muy importante, el anuncio que hizo el presidente Fernández, respecto de la minería, ya que impulsará una ley que "promueva y estimule la inversión nacional e internacional en el sector y facilite el desarrollo de la cadena de valor industrial, tecnológica y de servicios que nos permita crear cientos de miles de empleos directos e indirectos en los próximos años", destacado por Página 12, los diarios económicos y por los medios catamarqueños.

Quintela, que estuvo presente en el Congreso Nacional en ese momento, seguramente no le pasó inadvertido el tema. Sin embargo, no hizo referencia en su discurso inaugural de sesiones legislativas. Igualmente el desafío está por delante. Porque los ambientalistas, muchos de los cuales son partidarios de este gobierno, sí han tomado nota (ya realizan protestas en Chepes) y en ese sentido van adelante. Pero cuando la nueva ley esté en el Congreso, el gobierno provincial deberá tomar una postura. Y esto también genera distintas opiniones dentro del entramado gubernamental. Recientemente una persona de alto rango en ese entramado, me mostró fotos tomadas con su celular, hace unos días atrás,  de camiones de combustible de YPF bajando de una mina desde la precordillera sanjuanina hacia Guandacol. Gran parte de esa población vive de la minería. Pero lo hacen en silencio. Tal vez el gobierno nacional no presione al provincial si llegado el momento tiene los votos necesarios para aprobar la ley. Pero la minería significa dólares, pues es todo exportación. No sólo paga el canon a las provincias, también paga retenciones (8% actualmente) al gobierno nacional. Y en estos tiempos el gobierno nacional necesita dólares para pagar la deuda y funcionar y el gobierno provincial los necesita para cubrir todos los programas que está impulsando. Sin contar la mano de obra ocupada. Mientras, el concejal Herrera Gómez, acusado de violencia de género, goza de un impasse, tras haber saludado y aplaudido a la intendenta Brizuela y Doria en su discurso del domingo pasado. Sucede que las tres denuncias que soporta deben ser ratificadas por sus originantes, que son muchas mujeres peronistas y radicales y otro firmado por un solo hombre.

Los ediles confían en que podrán expulsarlo,  basándose en un mediático informe policial, aunque la jueza de Género, todavía no decida nada definitivo al respecto. Pero allí seguramente surgirá que un abogado del Concejo Deliberante fue a verlo cuando estaba detenido, para "obligarlo a firmar la renuncia" según dijo su abogada. ¿Dónde está la gravedad? //


Si te gustó esta nota podés compartirla

Comentarios

Helueni