El tiempo - Tutiempo.net
Jueves 04 de Junio de 2020

Por Julio Aiub Morales

Un corte en la semana

Moctezuma

Si hubiera sido por Ricardo Quintela, él hubiera cerrado prácticamente la provincia a todo acceso exterior, desde el pasado viernes, desde el momento en que se comenzó a discutir las medidas a tomar, ante la presión de padres y maestros por el dengue y de los viajeros aéreos por el Covid 19, según comentan en el círculo más allegado al mandatario provincial.

Pero finalmente primó el criterio de suspender las clases y la actividad de la administración pública, fundamentalmente por el dengue, haciendo caso a los especialistas, que desde Salud indicaban que para esta semana se esperaba el pico más furioso de la enfermedad, es decir la mayor cantidad de casos comprobados pero al mismo tiempo se espera que de ahora en más, es decir a fin de semana o principios de la que viene, comience a bajar la curva de consultas. 

Si esto es así, el gobierno pero fundamentalmente la comunidad toda, tendrá un respiro por lo menos para poder pensar y organizar como afrontar la etapa que vendrá después que pase la tormenta del coronavirus. Una de las razones por la cual se llegó a esta situación en el dengue es porque no se realizó el año pasado la fumigación preventiva a fines del invierno. Cosa que habrá que hacer este año, sí o sí, pues ya se sabe que la mosquita Aedes sobrevive todo el año debido al cambio climático que parece acentuarse cada vez más.

Y habrá que pensar en un cambio estratégico para enfrentar al insecto pues la fumigación acaba con todos los insectos, muchos de los cuales son la base indispensable de la cadena biológica. Ya también está pasando en Europa. 

Respecto del Covid 19 llama la atención que, habiéndose detectado en Córdoba, unos 65 casos cuyos resultados de análisis se esperan, sean permeables las barreras sanitarias en los principales accesos: en el puesto policial de las Salinas y en la ruta 5, a poquísimos kilómetros de San Martín. Lo mismo hacia el norte, en el límite con Catamarca, tanto en San Blas de los Sauces, como en Chumbicha, puesto que Tucumán, si bien no tiene casos confirmados, tenía 350 personas en cuarentena en sus casas. En Catamarca, si bien no hay casos todavía, el propio gobernador Raúl Jalil dio el ejemplo al aislarse cuando regresó hace poco de Estados Unidos.

De paso las barreras sanitarias, al tener apoyo policial, también servirían para inteligencia policial en prevención del delito.

Es necesario apuntar que el gobierno provincial, encabezado por Quintela, tuvo la visión de adelantarse a la decisión nacional, que hasta ese momento, si bien ya estaba analizando a fondo la situación, todavía no había tomado una decisión tajante. E incluso navegaba entre lo científico y lo político, cuando el ministro de Educación, Trotta acusó al gobierno de Jujuy (a continuación haría lo mismo el presidente Fernández) de inventar una situación para eludir una confrontación gremial. Cuando la Nación a las 48 hs tuvo que tomar la misma acción. 

Con ello, Fernández tomó una actitud totalmente distinta a la que tomó Cristina Fernández, presidenta en el 2009, cuando surgió la gripe H1N1 y la Argentina tuvo 656 muertos hasta el 2010 y dos años después siguieron los decesos.

Afortunadamente, luego el Presidente tuvo la lucidez de poner a su lado al gobernador de Buenos Aires y al de la Ciudad Autónoma, de signos políticos diferentes, aunque si su intención colateral era buscar la auténtica unidad ciudadana, podría haber planteado la suspensión de proyectos de leyes que seguramente generarán mucha disputa, como el aborto o la reforma judicial. 

Según información que maneja el gobierno provincial, el impacto de la pandemia implicaría un descenso del 2 por ciento del PBI, viéndose afectado sobre todo el sector servicios, especialmente el turismo. Como efecto colateral no deseado también bajará la recaudación impositiva y con ello, la coparticipación para cada provincia.

¿Cómo hará entonces el gobierno provincial para compensar aunque sea en parte el impacto económico que sufren sectores específicos? Los empresarios gastronómicos encabezados por Aldo Azarelli (gastronomía y hotelería), si bien dieron apoyo a las medidas del gobierno, también le pidieron a Quintela que les reconozca algo económicamente, por ejemplo, cubriendo una parte del sueldo de los empleados.

Esto sin tener en cuenta que dentro de pocos días, el gobierno riojano tendrá que renegociar el pago adeudado de 14 millones de dólares por la nueva etapa del parque eólico Arauco, que acaba de ponerse en marcha. 

Es así que, aunque tenga la suerte de no registrar ningún caso de coronavirus, la pandemia ya está impactando en La Rioja. Habrá que poner a trabajar a todas nuestras neuronas y sentimientos para sobrellevarla y luego recuperar terreno. ¡Que no nos agarre la venganza de Moctezuma!


Si te gustó esta nota podés compartirla

Comentarios

Helueni