El tiempo - Tutiempo.net
Domingo 28 de Febrero de 2021

Por Julio Aiub Morales

Un corte en la semana

Quedarse

Los gremios del sector público provincial -excepto los docentes- esperan todavía ser convocados por autoridades del Ministerio de Hacienda para que les expliquen y les muestren los cálculos de cómo quedan los sueldos de los distintos sectores de la APP luego del aumento anunciado por el gobernador Quintela y que se suponen ya deben estar cerrando dichas liquidaciones a esta altura del mes.

First slide

Algunos dirigentes están inquietos porque sus afiliados y compañeros de las comisiones directivas les preguntan y ven que pueden quedar haciendo sapo si las cifras finales en los recibos de sueldo no tienen consonancia con la expectativa despertada. Con la realidad ya se sabe que no, pues quienes vamos a los supermercados o a los puestos vecinales de verdura, vemos como los precios siguen subiendo sin compasión.


También los gremialistas ven que a pesar de lo anunciado por el propio Gobernador, al no ser convocados, es como perder capacidad de representación y negociación. Para colmo entre ellos corre el rumor de que el gobierno piensa dejar de hacer las retenciones a los sindicatos que no tengan personería gremial. Claro que en el oficialismo reina tranquilidad porque sabe que el grueso de los empleados está bajo la órbita de la ATP, que desde hace unos largos años, prácticamente sólo se limita a la administración de las retenciones.


Todavía resuena la visita presidencial con todo el gabinete y luego los gobernadores (esta última reunión tuvo más impacto político a nivel nacional que la primera) especialmente en Chilecito, donde los sectores que defienden la intangibilidad del Famatina sintieron como un golpe las palabras de Fernández alusivas a la minería. E hizo que se encendieran luces de alerta.


El Presidente también hizo una apelación al hecho de que, sobre todo los jóvenes, deben tener la oportunidad para poder estudiar en sus localidades y no tengan que irse a otros lugares para hacerlo. Lo cual como idea rectora suena bien, sobre todo porque representa un sentido de equilibrio. Pero no se ajusta a la realidad, sobre todo tan cambiante como la actual y sobre todo no se ajusta a lo que creo piensan, sueñan y esperan nuestros jóvenes. El fenómeno de emigración de la ruralidad hacia las urbes es algo netamente humano, aunque hay épocas en que se acentúa debido a circunstancias particulares. En ese sentido son muy recomendables los libros del sociólogo Mario Margulis (Migración y Marginalidad en la sociedad argentina 1968). También una excelente nota del colectivo La Tinta del 2018 en la que se señala que en La Rioja coexisten unas 30 nacionalidades. Es decir, gente que se fue de otros lados y ahora está aquí.


Soy partidario -y conozco muchos que también lo son- de que nuestras y nuestros jóvenes tienen que conocer el mundo "ancho y ajeno". Para ver cómo se vive, se trabaja, se produce, se resuelven problemas, se legisla, se analiza, se debate en otras partes del globo.


Pero primero tendrían que aprender a querer su tierra. Sí, estoy de acuerdo. He propuesto a algunas autoridades de Educación y de otros ámbitos del poder público que para concretar aquello de que "sólo se ama lo que se conoce" bien podrían organizarse viajes de estudio de niños y adolescentes a distintos puntos del interior, para que conozcan y palpen con sus manos, ojos, oídos y hasta con el gusto, como se produce la oliva, la viña, la nuez, los tomates, los morrones...Ahora le puede agregar los cerdos y muchos otros.


Serviría también para incentivar el turismo interno, hasta se podría hacer un intercambio de alumnos del interior con los de capital, así como se hace con alumnos extranjeros en todo el mundo. 


A los mejores alumnos del secundario antes de ingresar a las universidades bien podría premiárselos con un viaje a otro país con el mismo objetivo: abrirles la cabeza, expandirles su horizonte. Por qué no soñar que un riojano del interior pueda llegar a ser astronauta. ¿Acaso hubiésemos tenido un cardiólogo de fama mundial como Luis De la Fuente si se hubiese quedado aquí? Por mencionar un caso, pero hay muchos otros.


Saint Exupery al volver de la guerra en un tren lleno de madres con niños se lamentaba de los posibles genios que estaba perdiendo la humanidad.


 Pero para esto las autoridades tienen que tener la valentía de cambiar el sistema: el último año del secundario los jóvenes están más preocupados por el carísimo viaje a Bariloche y la fiesta de fin de curso que por el ingreso al terciario. Los que no tienen esa posibilidad por más buena nota que tengan se enfrentan a la desocupación o sorberle los calcetines a algún político para hundir todos sus sueños en la administración pública. Seguimos produciendo abogados y contadores en un mundo que está probando cómo llegar a Marte…

Si te gustó esta nota podés compartirla

Comentarios

Helueni