El tiempo - Tutiempo.net
Jueves 04 de Junio de 2020

Por Roberto C. Catalán

HOMENAJE

Gringo Mantovani, los toros no mueren.

Hoy nos despertamos con la triste noticia que intempestivamente falleció Roberto Mantovani, un apasionado de lo que hacía.

First slide

Hoy nos despertamos con la triste noticia que intempestivamente falleció Roberto Mantovani, un apasionado de lo que hacía.

Dedicado principalmente a una actividad en crisis permanente desde hace 40 años, puso toda su energía en la Cooperativa La Riojana y a partir de allí en CARPA o cuanta asociación de la actividad hubiera.

En ese rol me toco conocerlo desde diferentes lados del mostrador, ahí pude ver a un toro defendiendo a la Bodega y sus productores. Sin escatimar pasión, presión y tiempo, pero siempre de buena fe, con el interés del conjunto de los productores como norte.

Siempre encontraba un punto en común con la gente, a partir del cual la relación era mas simple, en mi caso algo lejano como su infancia y adolescencia cerca de la casa de la familia de mi esposa en Córdoba, con un personaje en común: la Tante Mily.

Luego pude conocer un hombre de un carácter, nobleza, y empuje difíciles de encontrar, gran amigo de sus amigos. Siempre dispuesto a dar una mano, un especialista en empujar por todos, en ponerse problemas ajenos al hombro. Le planteabas un problema y lo militaba como propio hasta solucionarlo, o, aunque sea mitigar sus consecuencias.

Si hay una palabra que lo define me parece era la pasión. Pasión por curar a su hijo, pasión por salvar la actividad vitícola, pasión por La Riojana, pasión por CARPA, pasión por ayudar a algún ahijado político, pasión al recordar y homenajear a los dos chileciteños de bien que marcaron su vida por las cosas que hicieron: uno la Cooperativa, el otro, el Valle Antinaco-Los Colorados.

La partida del Gringo Mantovani deja un hueco difícil de llenar por las especiales características de su personalidad, pero Alejandra y sus hijos; sus amigos y consocios de La Riojana; los productores vitícolas de toda La Rioja; sus contrapartes en las negociaciones sectoriales y todos quienes tuvimos el honor de conocerlo y disfrutar de su amistad, lo recordaremos siempre como el vehemente hombre de bien que fue.

Querido tocayo, te vamos a extrañar, pero ¡los toros no mueren!

Si te gustó esta nota podés compartirla

Comentarios

Helueni