El tiempo - Tutiempo.net
Martes 24 de Noviembre de 2020

Por Gonzalo Quijano

ESPECIAL PARA NUEVA RIOJA. Por Gonzalo Quijano

Salario complementario del ATP, buena medida para la coyuntura

Sin este programa se hubieran perdido muchas más fuentes de trabajo y cerrado más empresas, por eso la interpreto como una buena medida para la grave y atípica coyuntura.

First slide

Sin entrar a analizar el manejo del problema sanitario llevado delante en la lucha contra la pandemia provocada por el COVID-19, el cual a esta altura pareciera que sólo el tiempo podrá juzgar y sacar conclusiones definitivas, a inicios del aislamiento obligatorio el Gobierno Nacional instauró el "Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP)" mediante el Decreto N° 332/2020.

El objetivo de dicho programa fue morigerar los efectos negativos producidos por las medidas sanitarias en las empresas y originalmente consistió en otorgar a quienes resulten beneficiarios, alguna o varias de la siguientes herramientas:

a. Postergación o reducción de hasta el noventa y cinco por ciento (95%) del pago de las contribuciones patronales al Sistema Integrado Previsional Argentino.

b. Salario Complementario: asignación abonada por el Estado Nacional para los trabajadores en relación de dependencia del sector privado.

c. Crédito a Tasa Cero para personas adheridas al monotributo y para autónomos.

Para poder acceder a los beneficios del programa el Estado definió que se consideraría alguno de los siguientes criterios básicos: ser una actividad afectada en forma crítica; cantidad relevante de empleados contagiados, aislados o con dispensa laboral por pertenecer al grupo de riesgo y/o; haber sufrido una reducción real de la facturación con posterioridad al 12 de marzo de 2020.

Los requisitos para cumplir con los criterios descriptos son definidos periódicamente por el Jefe de Gabinete, previo dictamen de un comité de evaluación y monitoreo creado para tal fin. 

De todas las medidas que incluye el programa ATP, el Salario Complementario es la más valorada por los empresarios que cuentan con empleados a cargo, ya que consiste en una suma de dinero abonada por ANSES a sus dependientes, equivalente al cincuenta por ciento (50%) del salario neto del trabajador, la cual se considerará a cuenta del pago de las remuneraciones.

De esta forma, el empresario cuyos trabajadores acceden al beneficio, debe pagar sólo la diferencia entre el total del recibo de sueldo menos lo que el trabajador recibe de parte de Anses. 

A lo largo de los meses el programa ha ido mejorando en su funcionamiento, dejando atrás las demoras en los pagos de los meses iniciales, habiendo simplificado su solicitud y flexibilizado su otorgamiento a más actividades.

El beneficio se solicita en la web de AFIP mediante la clave fiscal del sujeto, el sistema  luego compara la facturación del mes anterior con la del mismo mes pero del año 2019, y en caso de que la misma haya disminuido o a lo sumo se haya mantenido igual, se le comunica la adjudicación del beneficio y hasta los importes que cobrarán sus empleados. 

Sabido es que esta medida excepcional de auxilio (como muchos otros programas de ayuda), han sido financiado por el Estado mediante emisión monetaria, lo cual lógicamente traerá serias complicaciones económicas, especialmente la tan temida pérdida de poder de compra del peso; pero entiendo que luego de haber decidido el inédito parate de la economía con el aislamiento obligatorio (lo cual, reitero, escapa a mis conocimientos evaluar lo acertado de la medida), y tener impedido el acceso al crédito internacional a tasas razonables, el Gobierno no tenía muchas más opciones.  

Pero esta situación no es sostenible por mucho tiempo más, en forma urgente el Gobierno debe tratar de reactivar la economía tomando fuertes medidas que impulsen la creación de puestos de trabajo, motiven la inversión y vuelvan a restablecer confianza en la moneda nacional. 

Al observar como periódicamente miles de empresarios en todo el país esperan obtener el Salario Complementario para aliviar sus tan menguadas finanzas, deduzco que sin este programa se hubieran perdido muchas más fuentes de trabajo y cerrado más empresas, por eso la interpreto como una buena medida para la grave y atípica coyuntura, pero ya es tiempo de empezar a trabajar en mejorar los fundamentos de nuestra economía para modificarla.


Si te gustó esta nota podés compartirla

Comentarios

Helueni