El tiempo - Tutiempo.net
Jueves 04 de Junio de 2020

Por Julio Aiub Morales

Un corte en la semana

La rectitud de la curva

Uno de los costados benéficos de la pandemia, es que todos hemos recordado (o aprendido) que era una Curva Normal en Estadísticas.

First slide

Y que para el Covid 19, hay que tratar de aplanar lo más posible la curva gaussiana, a fin de poder superarla con el menor resultado negativo posible. Un informe reservado (pero no tanto porque  trascendió) que el ministro Ginés González le entregó hace días al presidente Fernández, propone cuatro escenarios posibles para el país: la curva, aplana lo más posible (valga la contradicción)  permitiría llegar a principios de junio con 250.000 casos. 

Pero advierte que si no se logra el achatamiento,  la cifra esperada sería de 2,2 millones de "casos". El informe pone la palabra "casos". O sea entre enfermos confirmados y en estudio. Pero no  menciona decesos o defunciones. Mejor. El caso es que ningún escenario de los planteados  es fácil de afrontar. Sobre todo porque el virus es más desconocido de lo que parece a pesar del fárrago de información que atosiga al mundo o a gran parte de él. 

Lo que se sabe es que el virus ha mutado  en parte, en su viaje de China  y sudeste asiático hacia Europa, aprovechando el frío de cada región. Y ahora llegó a América del Sur, donde está comenzando la época de fríos. Nadie sabe cómo ni de qué manera atacará. La Organización Mundial de la Salud, acaba  de ampliar los síntomas de la enfermedad: a los tres ya conocidos (fiebre, tos seca y cansancio) se le agregaron dos más, náuseas y secreción nasal. 

Pero lo más importante es que la OMS abrió  un registro voluntario de diez países, entre los cuales está la Argentina, para que aporten todos sus datos estadísticos y de esta forma ir haciendo un perfil del comportamiento real y concreto del virus sea por región, país, situación social, climática y  hasta genética humana y del propio virus. 

La sistematización de datos  hace que comencemos  a dejar de andar como ciegos en una habitación totalmente oscura, a tener un débil hilo que nos conduzca a algún lado. Como Humanidad, digo. 

Hay fuertes sospechas de que el virus puede  tener portadores sanos, comportamiento parecido al HIV. Un caso paradigmático en la Argentina podría ser el caso del concejal Bussi de Tucumán, que recién un mes después de haber regresado de Brasil, tuvo síntomas. El juez de 53 años muerto en el Chaco, era  una persona saludable. Por lo menos aparentemente. En Argentina, el 80% a casos corresponde a personas de entre 15 y 59 años.  El 18% corresponde a casos de mayores de 60. Las autoridades sanitarias advierten que "los que más se infectan son los jóvenes y son los que les pueden transmitir esa infección a quienes tienen más riesgo de fallecer y morir, que son los mayores de 60 años".  Pero comparativamente todavía son pocos casos. Se sabe que a medida que aumenten la realización de test, aumentará la aparición de casos. En México, país cuyo presidente se niega a darle combate frontal, se dio  la paradoja de tres bebés varones de menos de un año, contagiados del virus, en tres ciudades distintas. Uno de ellos había viajado a España con sus padres. Los otros dos habrían sido contagiados por sus madres. Los casos se siguen atentamente, porque pueden  enseñar mucho.

Pero esta columna es de política. Y podemos decir que hasta ahora, geopolíticamente  el virus implica un triunfo de China. A pesar de las críticas recibidas, el gobierno dictatorial de China logró contener su epidemia con menos bajas que Europa. Tuvo 3285 muertes sobre una población de 1.400 millones. Europa con 740 millones lleva mas de 12,000  muertos. 

China tiene también la mayor cantidad de recuperados, más de 70.000. Muy,  pero muy por encima del resto del mundo. El comité central que dirige el país desde hace décadas comprobó que su sistema de inteligencia artificial aplicado al seguimiento de la ciudadanía fue efectivo para seguir la cadena de contagios y así poder pararlos. 

Envió tres  mil médicos militares a Wu Han, el centro de la peste (los  mismos que ahora fueron a Italia) y prácticamente puso en cuarentena a todo el país. Lo mismo que está haciendo India hoy, con 1300 millones de habitantes, pero cero recurso. China tiene la gente, la maquinaria y el dinero. Son hechos, más allá de todas las  teorías conspirativas que quieran imaginarse.

Y el gran derrotado, hasta hoy, es Estados Unidos con su presidente Trump, precisamente por no escuchar a los científicos (cosa que acertadamente hizo el presidente Fernández) y creer que todo se puede arreglar con dinero. Acaba de acordar con el Senado, introducir ¡dos billones! de dólares (cash) para afrontar lo social de la pandemia.  También espera que las grandes compañías hagan su aporte. Apple,  Microsoft, la empresa matriz de Google, Alphabet, Amazon, Facebook, Cisco y Oracle acumulan aproximadamente 638.000 millones de dólares, casi la mitad del efectivo de USA.


Si te gustó esta nota podés compartirla

Comentarios

Helueni