El tiempo - Tutiempo.net
Jueves 11 de Agosto de 2022

Por Julio Aiub Morales

Unidad

Un corte en la semana- Escribe: Julio Aiub Morales

First slide

Evidentemente el año terminará no sólo sin avances en la necesaria unidad nacional, sino todo lo contrario: con la profundización de la grieta. Y se sabe que es muy difícil la recuperación del país si no hay un mínimo de coincidencia entre sus habitantes y más aún cuando los dos grandes sectores mayoritarios buscan directamente la eliminación del otro. 

El momento cúlmine de esto fue la no sanción del Presupuesto Nacional 2022 y ahora ambos se acusan mutuamente de haberlo hecho ex profeso, con el fin exclusivo de que las cosas no se puedan hacer. El contador Ricardo Guerra, senador de bajo perfil y muy poco saludado cuando asumió, ahora preside precisamente la comisión de Presupuesto y Hacienda y detalló que La Rioja perdió (de tener en forma efectiva y segura) unos 7000 millones de extra coparticipación, 3538 millones de coparticipación que con otros ítems totalizan 12.476 millones.

Que seguramente Ricardo Quintela y los flamantes diputados nacionales Gabriela Pedrali y Ricardo Herrera deberán recorrer pasillos para volver a pelear algo que ya estaba acordado laboriosamente aunque no se habían logrado los 30 mil millones de extra coparticipación que se buscaban, pero que se sabía que eran muy difíciles de lograr, sobre todo porque el ministro Guzmán había mandado el proyecto de Presupuesto con los mismos montos para la provincia que el 2021. Luego, los diputados del oficialismo ampliaron en gran forma aquella pauta para todas las provincias.

Hasta el propio gobernador radical de Jujuy, Gerardo Morales, criticó a los diputados de su sector por no haber votado el Presupuesto, porque Morales ha tejido pacientemente una relación con el presidente Fernández, pero sobre todo con Sergio Massa, hombre clave a la hora de modificar y ampliar partidas en el proyecto de Presupuesto. Y con él precisamente había acordado darle mil millones de pesos a la intendenta Brizuela y Doria, en lugar de los 250 millones actuales y con lo cual la jefa comunal podría afrontar el pago de los 30.000 pesos a los PEM. Otros mil millones iban para los municipios del interior.

Pero Morales apunta que el rechazo al Presupuesto significa que "realizar el Presupuesto por decreto es el mejor de los mundos: sin controles". Y acotó que el gobierno nacional puede presentar otro Presupuesto en sesión extraordinaria en enero. Cosa que no hará seguramente.

Es evidente que será sumamente difícil (casi imposible) conseguir que Hacienda de la Nación habilite ese gasto con ese destino. Seguramente mejor le irá a Quintela, pues tiene a su favor la gran carta de haber arrebatado una banca a la oposición, algo que ninguna encuesta daba al principio del proceso electoral. Y también que el Presidente, vía Jefe de Gabinete (ahora Juan Luis Manzur) puede modificar y ampliar las partidas presupuestarias.

Esto último ocurrió, por ejemplo, a fines de noviembre pasado, cuando la Presidencia de la Nación, hizo una modificación multimillonaria del Presupuesto 2021 mediante el DNU 809 (que tuvo dos anexos, uno de ellos de 788 páginas) para enviar fondos adicionales a distintos programas y reparticiones. El mismo ministerio de Economía, explicó que se trataba de una ampliación del gasto del 30% respecto del texto original.

Obviamente este gasto se financia con mayor emisión monetaria de parte del Banco Central, que en este año terminará enviando al Tesoro Nacional unos 1.4 Billones de pesos. Estos datos no son menores puesto que la inflación y la emisión son dos temas claves en las negociaciones del acuerdo con el FMI, que el gobierno tendría que tener cerrado antes de marzo, cuando deba desembolsar 2900 millones de dólares de un total de 19000 millones en todo el 2022.

Pero justo el domingo anterior a la debacle presupuestaria, el Presidente tuvo la idea de blanquear lo que hacen todos los presidentes, gobernadores, intendentes, presidentes de clubes de barrio, etc. que es lanzar su reelección. Y eso pone en aprietos a toda la dirigencia pero especialmente a los gobernadores, piezas que Fernández considera claves para ese armado. 

Porque a partir de ese momento, toda actitud, gesto, declaración o postura, será medido con esa vara: o estás conmigo o estás contra mí. Inclusive aunque no se lo diga explícitamente. Tal vez Fernández se apresuró  porque el kirchnerismo ya estaba hablando de Wado de Pedro "presidente" y había que salir a cortarle el paso. También corta todo run run a favor del tucumano Manzur, con quien habla menos que con Cafiero, su principal operador político.

La semana pasada Fernández estuvo en la cena de fin de año del Grupo Callao, un espacio que reúne a los principales funcionarios del "albertismo". Lo esperaban Santiago Cafiero, Matías Kulfas, Cecilia Todesca, Victoria Tolosa Paz y otros. Y días antes se había lanzado una nueva agrupación con el sugestivo nombre "A23". Se rompieron la cabeza.


Si te gustó esta nota podés compartirla

Comentarios