Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
Interior TIEMPOS DE TRANSFORMACIÓN EN LA UNDEC

César Salcedo: “La Educación constituye una política de Estado”

En diálogo exclusivo con NUEVA RIOJA, el Rector realizó un repaso sobre los hitos de su primer año al mando de la Casa de Altos Estudios chileciteña, destacando avances significativos, desafíos superados y la visión de una institución más conectada con la comunidad y proyectada a nivel nacional e internacional.
Fernando Viano

Por Fernando Viano

La Universidad Nacional de Chilecito transita por una etapa de importantes cambios, a partir de la Asamblea Universitaria que se concretó el pasado 1 de diciembre de 2022 y que determinó que el abogado César Salcedo resultara electo como Rector por el período 2023-2029 de acuerdo al Estatuto de la Institución, convirtiéndose así en el primer chileciteño en conducir los destinos de la Casa de Altos Estudios de la Perla del Oeste.

Un año después de aquel acontecimiento histórico para la UNdeC, Salcedo dialogó con NUEVA RIOJA para trazar un primer balance de gestión, teniendo en cuenta fundamentalmente la situación política e institucional en la que se encontraba la Universidad al momento de asumir, pero también considerando los objetivos que, junto con su equipo de trabajo, se plantearon en aquel momento; desafíos que están en marcha y que apuntan, esencialmente, a la expansión universitaria y a la inserción en la comunidad, en un contexto en el que la modernización tecnológica y la virtualidad abrieron las puertas hacia nuevos horizontes académicos.

“Como gestión, como equipo de trabajo, nos hicimos cargo de la Universidad cuando renunció (Norberto) Caminoa; a partir de allí pasamos a un interregno, un periodo en el que a mí me tocó acompañar a Germán Antequera como vicerrector académico y donde empezamos a hacer un diagnóstico de la situación que vivíamos, porque no se trataba tan solo de la crisis económica y financiera, sino que llegamos precedidos también de una crisis política e institucional”, afirmó Salcedo a este medio a modo de valoración inicial.

Al respecto, el Rector de la UNdeC agregó: “En ese interregno sentamos las bases para lo que estamos haciendo hoy, y las bases fueron primero normalizar desde lo político-institucional. Después de la pandemia veníamos con los mandatos prorrogados, pero pudimos elegir a los tres directores de departamento y a sus consejeros departamentales, al Honorable Consejo Superior que se renovó por completo. Luego de eso concretamos la Asamblea Universitaria y me tocó en suerte ser elegido como el primer rector chileciteño de la UNdeC y ahí empezamos a trabajar”.

En este sentido, Salcedo narró a NUEVA RIOJA que “la primera circunstancia que nos generaba un cierto escozor era recibir una planta de personal no docente con 59 agentes contratados en esa calidad. Eran los mal llamados ‘contratos no docentes’; un contrato de locación de servicio donde como patronales le hacíamos los aportes, las contribuciones, con todas las prerrogativas que tiene un no docente, pero era una situación anómala porque esos no docentes no estaban incorporados en el sistema donde comunicamos las altas y bajas tanto del claustro docente, como del claustro no docente. Trabajamos sobre eso y paulatinamente incorporamos a esos 59 trabajadores; sólo rescindimos siete contratos y a los restantes 52 en este año hemos logrado incorporarlos”.

Por otra parte, y en lo que respecta al claustro docente, Salcedo detalló que “nos encontramos con una situación particular: docentes viajeros que no conocían Chilecito, o docentes que titularizaban cátedras y no conocían a su equipo de trabajo. Esos contratos docentes los interrumpimos y empezamos a generar con nuestros docentes la posibilidad de que concursen sus materias y que puedan titularizarse y pasen a ser docentes de la institución. Eso ha sido un trabajo que aún hoy se continúa haciendo con los directores de departamentos y seguimos concursando cada una de las materias en las distintas carreras, porque es un requerimiento que también nos hicieron los docentes en las paritarias que celebramos”.

Más adelante, el Rector de la UNdeC indicó que “lo otro con lo que también nos encontramos era que el claustro de los alumnos estaba absolutamente desorganizado; los centros de estudiantes no existían. Hoy ya hay dos conformados: el de Comunicación Social y el de Turismo, y están el de Abogacía e Ingeniería en vías de regularización. Para mí es importante que los estudiantes puedan organizarse”.

Por último, y en lo que tiene que ver con los egresados, Salcedo indicó que “estaban absolutamente fuera de la vida universitaria; este año se sancionó una ordenanza de creación del Observatorio del Egresado, que lo titularizan los representantes de egresados en el Consejo Superior, tanto el titular como el suplente, y el objeto de creación del mismo es hacer el seguimiento de los egresados, ver dónde están trabajando, si es que el título obtenido les ha permitido mejorar sus condiciones de trabajo o no; en definitiva, estar cerca del egresado. Muchos de nuestros egresados trabajan como docentes o como no docentes, pero hay muchos otros que no sabemos dónde están”.

En este sentido, Salcedo señaló la importancia que tiene que los egresados de la UNdeC puedan insertarse en la comunidad económica activa, muy especialmente en la región, donde la Universidad tiene una fuerte presencia. “Muchos de los egresados, por ejemplo en una carrera como Ingeniería en Sistemas, están trabajando para grandes empresas a nivel nacional e internacional; algunos lo hacen sin haber cambiado el lugar de radicación, lo hacen desde Chilecito, muchos otros se han trasladado a Córdoba, a Buenos Aires y están trabajando desde allí”, resaltó. Y de la mano de esta situación en particular, hizo referencia también a la necesidad de generar y poner en marcha un proceso de modernización para la UNdeC.

“La modernización nos la trajo la pandemia, que nos impuso la virtualidad en todo sentido, no tan solo en la relación con los alumnos para el dictado de clases, que hoy es una herramienta absolutamente válida para universidades como la nuestra. Si bien todavía no tenemos una oferta académica de carreras a distancia, salvo una que es la que lleva adelante TICE, que es la Maestría de la Enseñanza en Escenario Digitales, sí tenemos equipadas todas nuestras aulas, que se han reconvertido en aulas híbridas y eso lo hicimos a través de un programa de la Secretaría de Políticas Universitarias que es de Virtualización de la Educación Superior. Esto también nos impuso la necesidad de modernizar los sistemas operativos en lo que hace a la administración y a la gestión de la Universidad”.

En este marco, y consultado por los otros desafíos que van surgiendo para la UNdeC en la práctica diaria y teniendo en cuenta los tiempos que corren, Salcedo no dudó en destacar que “el primer desafío era el sostenimiento de la oferta académica y ahora el desafío es ampliarla en base a las posibilidades económicas que están íntimamente ligadas con las cuestiones presupuestarias. Pero sin dudas que se trata de ampliar esa oferta académica conforme a las demandas de la región”, señaló, en tanto que de inmediato agregó: “El otro desafío es, a través de la consolidación de la oferta académica, crecer en dos ejes fundamentales, planteados a la hora de asumir: uno de los ejes son las Ciencias Agrarias, donde el educando comienza el trayecto formativo en el nivel medio en el Colegio Preuniversitario en la localidad de Tilimuqui, y después lo continúa con las ofertas de grado y de posgrado que tiene nuestra institución, vinculadas a la agricultura, como lo son la Ingeniería Agronómica, Enología, Sommelier, Topografía, Ingeniería en Agrimensura, etc. Y en la oferta de posgrado como son la Maestría en la Producción y el Cultivo del Olivo y la Maestría en Riego. Y también, hace un año atrás, hemos iniciado con la primera cohorte de una Diplomatura en Producción e Industrialización del Cannabis con fines medicinales. El desafío es introducirnos a través de la formación académica en una incipiente industria como lo es la del cannabis. El otro eje del crecimiento que nos planteamos es la Economía del Conocimiento a través de la oferta que nosotros realizamos en carreras como Ingeniería en Sistemas o Mecatrónica. De hecho, somos la única institución educativa de la Provincia que se ha incorporado al plan de formación de programadores en sistemas Python, que es el plan Argentina Programa, que lo llevó adelante la Secretaría de Economía del Conocimiento, dependiente del Ministerio de Economía de la Nación. A través de ese programa hemos formado a más de 200 argentinos y argentinas, un paquete de estudiantes que nos lo daba la Secretaría para que nosotros lo formemos. Esa formación de programadores estaría concluyendo este año y la verdad que ha sido un gran éxito”.

En síntesis, Salcedo hizo fuerte hincapié en que “el desafío es crecer desde lo que son las Ciencias Agrarias y la Economía del Conocimiento a tal punto que otro gran desafío es el de la vinculación territorial. Es decir, abrir las puertas de la Universidad no tan solo al territorio donde estamos enclavados, que es el Valle Antinaco-Los Colorados, sino a la Provincia toda y a la Nación. También lo estamos haciendo internacionalmente: el día 11 (de diciembre) tenemos una importante reunión con la Universidad de Davis, de Estados Unidos, que también es una Universidad señera en lo que es la agricultura, la formación de la ciencia agraria; ese es un poco el perfil”.

César Salcedo. El rector de la Universidad Nacional de Chilecito apuntó a las Ciencias Agrarias y a la Economía del Conocimiento como ejes de crecimiento.
César Salcedo. El rector de la Universidad Nacional de Chilecito apuntó a las Ciencias Agrarias y a la Economía del Conocimiento como ejes de crecimiento.

Abrir puertas desde Chilecito

El Rector de la UNdeC remarcó a NUEVA RIOJA la importancia que tiene la presencia de la Casa de Altos Estudios en Chilecito y el aporte que puede realizar la institución al desarrollo regional

“La oferta académica está vinculada también con la demanda de las comunidades; abrir las puertas de la Universidad y experimentar ese crecimiento del que te hablaba en las Ciencias Agrarias. Nosotros nos reunimos, y lo seguimos haciendo, con el sector agroindustrial, lo hicimos con los productores olivícolas, lo hicimos con los productores vitivinícolas y vamos a hacerlo con el sector que nuclea a los productores que se están dedicado a la nogalicultura, y también desde el conocimiento y desde los institutos de investigación. Vamos viendo la posibilidad de generar nuevos cultivos en la región como es el almendro, por ejemplo; queremos estudiar la posibilidad cierta, de cuál es la variedad del almendro que mejor se da en estos valles”.

En este contexto Salcedo marcó algunas diferencias respecto de gestiones anteriores, retomando la idea de insertar definitivamente a la Universidad en el seno de la comunidad chileciteña. “Probablemente esto no ocurría porque quienes tenían las funciones de responsabilidad o de conducción de nuestra institución, no eran de acá. Hoy tengo la suerte de ser el primer rector chileciteño, pero también tengo un equipo de trabajo que está radicado en Chilecito. Siempre digo, no obstante, que no tenemos que hacer bandera con el localismo, porque ¿qué sería de la Universidad de La Plata sino hubiese ido un chileciteño como Joaquín V. González a fundarla? Las universidades nos pertenecen a todos, pero lo importante es que quienes tienen la función de responsabilidad, de dirigir a la universidad estén radicados en el lugar donde tiene asiento la sede de la institución, porque eso le permite una inmediatez de trato con el cuerpo docente, con el cuerpo no docente, con los alumnos, con los egresados, y también permite tomarle el pulso a la comunidad y a las demandas de la sociedad, no tan solo del Valle de Antinaco-Los Colorados, sino del Valle del Bermejo, del Sur de Catamarca y Norte de San Juan, que es la zona de influencia de nuestra Universidad. Siempre digo que la oferta académica debe estar dirigida a los cien mil riojanos que viven de este otro lado del Velasco”.

El contexto político

El cambio de signo político en el país, que terminará de concretarse este domingo 10 de diciembre con la asunción de Javier Milei, es otro de los temas que no escapa al análisis del Rector de la UNdeC. Al respecto, Salcedo dejó a este medio su mirada particular, y también su visión institucional frente a la importancia de la defensa de la educación pública.

“Nosotros tenemos una posición tomada en favor de la defensa de la educación pública en general y de la educación superior en particular. Nosotros lo hemos manifestado y lo seguiremos manifestando. Entendemos que la educación constituye una política de Estado y esto implica que sea cual fuera el signo político del Gobierno debe inexorablemente atender a esa demanda de la comunidad en torno a la educación. Por supuesto que también lo tiene que hacer en torno a la Salud, a la Seguridad y a la Justicia, pero es también absolutamente cierto que vivimos en un momento de incertidumbre, porque a la fecha todavía no se ha dado esa reunión entre las autoridades entrantes y las salientes del Ministerio de Educación”, señaló el titular de la UNdeC a NUEVA RIOJA.

Asimismo, Salcedo remarcó: “Lo otro que nos preocupa es no contar con esa herramienta fundamental que todas las instituciones autónomas deben tener, que es una Ley de Presupuesto. Y digo todas las instituciones autónomas, porque sabido es que las provincias, los municipios y las universidades tienen autonomía, y la autonomía está estrictamente ligada con la facultad de autodeterminación de esas instituciones, y esta autodeterminación está íntegramente vinculada a la Ley de Presupuesto, porque es a través de esa herramienta que tanto la Provincia, como el Municipio y las universidades tienen su fuente de financiamiento”.

En este marco, Salcedo hizo referencia también a la situación particular por la que atraviesa la Provincia y particularmente Chilecito respecto del centralismo que suele poner en jaque al federalismo por el que tanto se trabaja desde La Rioja.

“Las provincias más chicas son las que menos posibilidades tienen de generar sus propios recursos y no debemos perder de vista nunca que nosotros somos una Nación y las provincias han sido preexistentes a la Nación; han sido las provincias las que decidieron aunar sus esfuerzos para construir esta estructura mucho más grande, para que precisamente sea el Gobierno Nacional el que las cuide y las proteja. La Ley de Presupuesto está inspirada no solo en un criterio objetivo de redistribución de recursos, sino también en un criterio subjetivo de solidaridad, donde las provincias más grandes contribuyen al sostenimiento de la Nación enviándole los recursos que necesitan las provincias más chicas. No es desapareciendo a las provincias más chicas la solución de la Nación Argentina, es redistribuyendo equitativamente los recursos generados como Nación y administrándolos con absoluta responsabilidad”.

En este punto, el Rector de la UNdeC profundizó: “Es una pelea histórica y que gracias a Dios ha sido zanjada por la constitución de la Nación Argentina, por la organización nacional que tuvimos a través de crear esa norma madre en el año 1853, incorporándose Buenos Aires en el ‘60, donde decidimos los argentinos que íbamos a tener un Gobierno Representativo y Republicano y una organización Federal. Lo dice el artículo I de la Constitución. Entonces, en modo alguno podemos ceder ante esos postulados, porque vivir en un Estado de Derecho significa vivir en un Estado donde la ley está por encima de la voluntad de los gobernantes, y es una ley de garantía para los gobernados. Cuando uno enseña Derecho Constitucional dice que la Constitución es ley de garantía para los gobernados y límites para los gobernantes; entonces lo que esperamos de este nuevo Gobierno es que respete el Estado de Derecho. Lo que debemos hacer es ir analizando ley por ley, acompañando al Gobierno en las políticas que establezca, pero exigiéndole al Gobierno que respete las políticas de Estado. Las políticas de gobierno dependen del tinte político de quien lo conduce, las políticas de Estado, repito, son las que debe inexorablemente atender el Gobierno de turno.

Fuerte presencia. La UNdeC apunta a insertarse fuertemente en la comunidad chileciteña y en brindar un aporte esencial al desarrollo de la región.
Fuerte presencia. La UNdeC apunta a insertarse fuertemente en la comunidad chileciteña y en brindar un aporte esencial al desarrollo de la región.

“Este pueblo va a terminar de crecer a través de la educación”

“Lo primero que me generó ser el primer rector chileciteño es una gran alegría, pero una alegría de sentir que como comunidad universitaria habíamos madurado y podíamos hacernos cargo de la dirección de la Universidad. Y en igual medida, una gran responsabilidad y una doble responsabilidad: primera responsabilidad ante la comunidad universitaria que me eligió, y la segunda ante el pueblo de Chilecito, porque soy producto de la sociedad chileciteña, y esta Universidad ha sido creada gracias a que la sociedad chileciteña ha reclamado del Estado Nacional una política de Estado de inclusión social a través de la educación superior. Entonces, mi gran desafío es cuidar y proteger lo que los otros nos dieron, porque la Universidad Nacional de Chilecito, en definitiva, es producto de una lucha social y debo proponer a través de ese cuidado el crecimiento de nuestra institución. Me gustaría ser recordado no tan solo como el primer rector chileciteño en la UNdeC, sino como aquel rector que quizás sentó las bases para el crecimiento definitivo de esta Universidad, que es una universidad muy joven, que acaba de cumplir recientemente 20 años de vida. Esos años, comparados con otras universidades son nada, pero creo que es el momento oportuno para sentar las bases de crecimiento, porque estoy convencido de que la Universidad Nacional de Chilecito es la herramienta con que cuenta nuestro pueblo para crecer. Así como este pueblo nació al amparo de la actividad minera, se desarrolló con la agricultura y el turismo, siempre digo que va a terminar de crecer a través de la educación”.

“Ninguna actividad en si misma es buena o mala”

“La Universidad tiene una apertura hacia generar espacios de debate en torno a la actividad minera; de hecho, se hicieron congresos internacionales como CLACSO que abordó esa temática, y también se hicieron diferentes jornadas donde se han escuchado a los representantes de las distintas asambleas ciudadanas. Claro está que somos conscientes que hay cierta actividad minera que hoy en nuestro Valle no cuenta con licencias sociales, pero también somos conscientes que la actividad minera es una actividad que permite a los pueblos desarrollarse. Yo no estaría en condiciones de expresar cuál es el sentir de la comunidad universitaria, pero sí doy mi parecer personal diciendo que ninguna actividad en sí misma es buena o mala, sino que depende de cómo se la practique y dentro de lo que es la actividad minera, hay actividades mineras de distinto grado. Yo creo y vuelvo a repetir que Chilecito ha sido un pueblo que, en sus orígenes, ha sido fundado teniendo en cuenta el potencial de la actividad minera. Creo también que ha seguido un paso de transformación hacia la actividad agrícola y turística, y en eso hay que ser respetuoso de la voluntad popular, pero también hay que dar la posibilidad de ver qué actividades mineras pueden o no desarrollarse en nuestro medio. Si la actividad minera no contamina las napas de agua o el suelo, yo como productor no me opondría. Soy productor agropecuario de Chilecito de generaciones que me precedieron, y entiendo que es un debate que tiene que darse porque también la actividad minera puede representar para el Gobierno de La Rioja una posibilidad de crecimiento y es lógico que se debata”.

UNDEC SALCEDO CHILECITO UNIVERSIDAD

Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso