Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
Opinión

Qué le puede enseñar al mundo la diplomacia de Henry Kissinger

Sigue siendo útil comprender la sutil interacción entre los intereses, los valores y el uso de la fuerza

Para alguien que promovió sus propios puntos de vista tan incansablemente, Henry Kissinger fue sorprendentemente incomprendido. Muchos le ven como el archiexponente de un realismo amoral que empaña a Estados Unidos. Sin duda, como cualquier diplomático, mintió por su país (y a veces por sí mismo). Y lo que es más inquietante, estaba dispuesto a ver morir a decenas de miles de personas si pensaba que el interés nacional lo exigía. Sin embargo, lo que distingue a Kissinger, fallecido esta semana a los 100 años, no es sólo su realpolitik, sino el hecho de que su práctica de la diplomacia también estaba impregnada de idealismo. Se trata de un estilo que aún hoy encierra valiosas lecciones.

Los aspirantes a Kissinger en la Casa Blanca de Biden (y los hay) se enfrentan a algunos retos de enormes proporciones. La rivalidad entre China y Estados Unidos es cada vez más venenosa. En Ucrania y Gaza se libran amargas guerras. Las divisiones políticas están desgarrando las democracias occidentales. Se acumulan los problemas mundiales difíciles de resolver, como la forma de frenar el cambio climático y minimizar los riesgos de la inteligencia artificial.

En una entrevista con The Economist en abril, el propio Kissinger parecía casi abrumado. Pero su tema central era el corazón de su idealismo. El trabajo de su vida, dijo, ha consistido en evitar que se repitan las guerras de 1914-18 y 1939-45 que destruyeron su infancia en Alemania y gran parte del mundo. Hoy eso significa mantener la paz entre China y Estados Unidos.

Su método sigue siendo digno de examen. Comienza con un análisis desapasionado. En sus últimos años, Kissinger fue criticado a menudo por ser blando con China. Pero su preocupación era acabar con el pensamiento que la describía como una potencia emergente como la Alemania del Kaiser, empeñada en expandirse. China, contraatacaba, veía el orden basado en normas como las normas de Estados Unidos y el orden de Estados Unidos. Quería margen para adaptarse, no para derribar el sistema por completo.

El análisis desapasionado conduce a la siguiente receta de Kissinger: vivir y dejar vivir. Basándose en su estudio de la diplomacia europea del siglo XIX, argumentó que la estabilidad requiere que los Estados toleren las diferencias de los demás. En su opinión, la principal amenaza para la paz no proviene de los realistas, sino de los fanáticos y proselitistas que se apresuran a condenar y exigen cambios por una cuestión de principios. Por ello, Kissinger recomendó que China y Estados Unidos hablaran, primero en voz baja, para crear confianza, y que evitaran temas como el comercio y Taiwán, en los que las diferencias son insalvables.

El análisis y la tolerancia se ven reforzados por el llamamiento de Kissinger a la disuasión militar. La valoración que Estados Unidos hace de China puede equivocarse o quedar desfasada. El intento de coexistir podría fracasar. Si es así, lo que en última instancia mantiene la paz es la amenaza de guerra y la voluntad de llevarla a cabo.

Los numerosos críticos de Kissinger le consideran responsable de una orgía de asesinatos en Camboya y Bangladesh en la década de 1970, así como de ayudar a derrocar gobiernos electos. Él replicó que todo debía estar subordinado a la paz entre Estados Unidos y la Unión Soviética. La idea de que actuaba por necesidad es una afirmación arrolladora e incognoscible. Sin embargo, como demuestra la reacción del mundo a los ataques de Israel contra Gaza, su disposición a sacrificar vidas humanas en la búsqueda de la estabilidad probablemente se consideraría intolerable hoy en día.

En otros aspectos, la diplomacia kissingeriana es más difícil ahora que cuando viajaba por Oriente Medio como Secretario de Estado. Las reuniones secretas a escondidas acaban siendo difundidas en TikTok. El mundo no puede ordenarse tan fácilmente según una jerarquía de aliados y clientes respaldados por soviéticos y estadounidenses. Es multipolar. Por todo ello, sería una pena que la visión de la diplomacia de Kissinger muriera con él. Un mundo peligroso necesita urgentemente su comprensión de la sutil interacción entre intereses, valores y el uso de la fuerza. La búsqueda de la estabilidad debe continuar sin él.

The Economist

OPINION ANÁLISIS

Comentarios

Te puede interesar

Teclas de acceso